El último escalón en el techo del Mundo

13956577440094

El Escalón Hillary, es un muro de hielo y nieve empotrado entre las rocas de la cumbre de la montaña más alta de la Tierra. Se trata de los últimos 12 metros, completamente verticales, bajo los 8.848 metros que mide la cima del Everest. De hecho, decenas de alpinistas, se han visto incapaces de superarlo, dándose la vuelta a escasos metros de su sueño más deseado.

En la mañana del 28 de mayo de 1953, Edmund Hillary superó finalmente esta grieta de hielo y roca, y agotado por el esfuerzo,  fue el primero en subir al Everest. Desde entonces se le denominó “Escalón Hillary” y es tal la dificultad de la ascensión , que esta maniobra se ha convertido en un “cuello de botella” de decenas de escaladores. Imaginaros a 8.790 metros, cansados después de ocho, diez o doce horas de ascensión y embutidos en trajes térmicos que les vuelven tan torpes como astronautas. Algunos incluso han necesitado hasta cuatro horas para recorrer esos 12 metros.

 Para remediar este “embotellamiento”, se instalaron dos cuerdas fijas, utilizándose una para subir y otra de bajada. Y… no fue suficiente. Desde entonces, sólo lo han subido 20 escaladores más que todos los que subieron en los primeros 40 años de ascensiones, entre 1953 y 1992.

En una vuelta de tuerca más, los sherpas de las expediciones, que son los que controlan el lugar, han decidido colocar este año una escalera metálica en la primera parte de la ruta. De esta manera se atenuarían las esperas, minimizándose los riesgos.

La decisión ha despertado opiniones para todos los gustos. . . Al fin y al cabo no es la primera escalera que utilizan masivamente quienes suben al techo del mundo. Sin contar las decenas que se instalan para salvar el caos de la cascada de hielo de Khumbu, en la otra vertiente de la montaña, en la ruta normal tibetana.

cascada hielo khumbu

En un Segundo Escalón, otra pared de roca infranqueable  a 8.600 metros, se sitúa una escalera metálica que lleva soportando el paso de todos los escaladores que suben por esta parte tibetana desde que la colocaran los chinos en 1975. Todos menos el americano Conrad Anker, que en 1999 logró escalar el pasaje sin su ayuda, o dos, si se confirma la ascensión del desaparecido George Mallory cuando caminaba sobre el pasaje rumbo a la cima en 1924.

¡VALOREMOS LAS ESCALERAS

COMO FUENTE DE SALUD,

Y PENSEMOS LO IMPORTANTE

DE ESTA SENCILLA ACTITUD!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s