PRECAUCIONES: Personas con patologias osteoarticulares

Subir y bajar escaleras es una actividad física recomendable para la población adulta sana ya que favorece el desarrollo y fortalecimiento muscular del denominado tren inferior o extremidades inferiores, contribuyendo además a la estabilidad de las articulaciones, particularmente de las rodillas.

Es especialmente aconsejable en las personas de edades avanzadas porque permite una mayor autonomía en el desplazamiento, a parte de otras ventajas como la mejora de la capacidad fisiológica cardiovascular, con mayor tolerancia al ejercicio etc, y metabólica ya que facilita la regulación de los hidratos de carbono y lípidos .

Como toda actividad física contribuye a la reducción del peso por el aumento de gasto energético y por ello se recomienda conjuntamente con otras medidas dietéticas en las personas con obesidad y sobrepeso, asi como en personas con otras patologias y/o factores de riesgo (dislipemia, síndrome metabolico, HTA, etc).

Por el contrario la subida y bajada de escaleras e incluso pendientes, son especialmente desaconsejables en las patologías degenerativas (artrosis) de la rodilla, sobre todo del compartimiento femoro-rotuliano de esta articulación. En esta patología, mientras se suben o bajan las escaleras la presión de la rótula sobre el fémur es máxima, como consecuencia de la contracción del cuádriceps, acentuando el dolor.

Igualmente en las fases de actividad inflamatoria de las enfermedades inflamatorias articulares (artritis), se desaconseja el desarrollo de actividad física como la que estamos tratando, mientras que  en las fases de control o mejoría se recomienda su práctica.

En algunos pacientes donde predomina el dolor articular sin constatación de inflamación u otras alteraciones como es el caso de la Fibromialgia, son especialmente aconsejadas desarrollar actividades físicas aeróbicas como pasear, subir y bajar escaleras, natación etc pero en tiempo e intensidad creciente adaptándose al momento clínico de la enfermedad.

Por último, algunas enfermedades con inflamación de los músculos (miopatías) como por ejemplo: la Polimiositis, Dermatomiositis, Miositis por cuerpos de inclusión etc. que afectan a la musculatura de  los miembros inferiores y otras regiones anatómicas como los brazos etc,  la actividad física se adaptara a  la actividad clínica desaconsejándose en las fases de actividad clínica.

 Para cualquier duda o sugerencia, consulte con su médico de cabecera, que podrá aconsejarle las medidas más oportunas a su caso particular.

MAS INFORMACION

Para mayor información pueden dirigirse a las páginas web de la Sociedad Española de Reumatología (ser.es) y de la  Sociedad Andaluza de Reumatología (soanre.com).

    Dr.D. FRANCISCO GINÉS MARTINEZ SÁNCHEZ, Médico Especialista en Reumatología.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s